iTunes

Abriendo iTunes Store.Si iTunes no se abre, haz clic en el icono de la aplicación iTunes en el Dock de Mac o en el escritorio de Windows.Progress Indicator
Abriendo Apple Books.Si Apple Books no se abre, haz clic en la app Libros del Dock.Progress Indicator
iTunes

iTunes is the world's easiest way to organise and add to your digital media collection.

No encontramos iTunes en este ordenador. Para obtener descargas del iTunes Store, obtén iTunes ahora.

¿Ya tienes iTunes? Haz clic en Tengo iTunes para abrirlo ahora.

I Have iTunes Descarga gratuita

Mis Putas y Yo

Memorias Tristes

Este libro está disponible para descargar con Apple Books en tu Mac o dispositivo iOS. Puedes leer los libros Multi-touch con Apple Books en tu Mac o dispositivo iOS. Los libros con contenido interactivo pueden funcionar mejor en un dispositivo iOS. Apple Books para Mac requiere OS X 10.9 o posterior.

Descripción

La muerte de su mejor amigo, junto a un inquietante descubrimiento, ponen patas arriba el universo de Fran, hasta el momento un tipo trabajador, ordenado, ortodoxo, observante y virtuoso.
La vida cambia para él, y el concepto que tiene de la existencia. Abraza el nihilismo como modelo de conducta y se introduce en un pozo insondable que le conducirá a experiencias jamás soñadas.
Drogas, alcohol, mujeres y Conocimiento, un cóctel inestable e insoportable que conduce el cuerpo, el alma, y la mente a frágiles límites que no todo el mundo puede soportar.
Es la historia de alguien que existe. Es real. Y nos lo cuenta.
Abra los ojos quien esté preparado.

“…La realidad se desvaneció de nuevo engullida por la atmósfera bucólico-surreal que ella y yo habíamos creado y le bajé los pantalones y las bragas de un tirón hasta los tobillos. El castaño vello púbico se mostraba a mis ojos como un denso bosque fantástico poblado por dragones, damiselas, castillos y castellanos, caballeros. Hundí mi cara en él.
Los sentidos abotagados por esencias naturales y maravillosas secretadas por rincones inexplorados de la mente no se apercibieron de ese olor a hembra con unas gotas de cerveza, whisky, tequila, y dios sabe qué más hacía poco expulsadas por la uretra y recogidas como gotas de rocío en una mañana fresca de mayo por las hojas bondadosas y agradecidas que eran los pelos de su c**o.
Froté mi rostro contra ellos, entre ellos, pasé mi lengua, mi boca entera, mordí y chupé, metí ambas manos, por delante, por detrás, poseído por el frenesí, alentado por sus gemidos y gorgoteos irreprimibles, y ella se lanzó desde la taza hacia mí, abrazándome, y me tiró de espaldas golpeando mi cabeza la puerta que casi se rompe y casi me la abro y cae encima de mí, machacándome una rodilla con su pie de mármol nacarado, pero como soy yo y estoy allí no siento ningún dolor, y ella se tira a mi cuello y me lo muerde, y yo me zafo y muerdo el suyo y acaricio los labios superiores de su vulva y posteriormente introduzco dos dedos en su vagina y ella se corre en mi mano y yo me llevo ésta a la boca y me pongo a lamerla y ella también la lame, y nos lamemos los dos las caras, nos comemos las bocas, ella me babea entero, me incorporo como buenamente puedo, me bajo los pantalones y mi pene sale disparado. Me siento en la taza y la siento encima. Costó un poco. Ya. Comienza a balancearse y yo le digo que no, que suba y baje, pero no escucha, está como poseída, y cualquiera diría que está en la grupa de un toro salvaje de rodeo, aferrada a mi cuello y bamboleándose como si en ello le fuese la vida hasta que el trajinar se acelera por unos instantes y luego se detiene lentamente tras otro orgasmo que deja mi pene muy lubricado y pringoso, pues era una chica repleta de fluidos y yo aprovecho y la saco y la abrazo y nos besamos y no tenía saliva en la boca, sino -como dirían algunos en mi pueblo- pringue, y nos incorporamos sin dejar los besos ni los abrazos, tratando muy sutilmente de colocarla de espaldas a mí lo cual apenas me cuesta trabajo. Entonces la cojo por detrás y muy amorosamente la vuelvo a poseer y ella da un respingo y se dobla apoyando sus brazos en la taza cuando empiezo a mover el culo y a decirle lo mucho que la amo aun teniendo en cuenta las circunstancias que impiden obrar con serenidad y medir las palabras y sigo meneando el culo y abrazándome a ella con todo mi cuerpo. Y cuando dejo de abrazarla pero no de mover el culo me fijo en el ojo del suyo que me parece gracioso y me parece que también se mueve, así que cojo y meto el dedo medio de mi mano diestra se lo meto en la boca para que lo chupe un rato y cuando creo que ya es suficiente lo introduzco de golpe en su ano y ella chilla, y chilla, y yo moviendo el culo y meneando el dedo, y ella chillando, chillando…”.

Lo nuevo en la versión 1.2

Versión actualizada.

Mis Putas y Yo
Ver en iTunes
  • 2,99 €
  • Disponible en iPad, iPhone y Mac.
  • Categoría: Literario
  • Publicación: 05/11/2016
  • Editorial: Belmonte & Fossores ACG
  • Páginas impresas: 302 páginas
  • Idioma: Español
  • Versión: 1.2
  • Requisitos: Este libro solo se puede visualizar en un dispositivo iOS con Apple Books en iOS 12 o posterior, en un iPad con iBooks 2 o posterior y iOS 5 o posterior, en un iPhone con iOS 8.4 o posterior, o bien en un Mac con OS X 10.9 o posterior.

Valoraciones de clientes

No hemos recibido suficientes valoraciones para poder mostrar un promedio de este artículo.